Pet friendly bussines: no solo los dejes entrar, inclúyelos

11 octubre, 2019

Hay una creciente tendencia a involucrar a las mascotas en el estilo de vida. Si tus clientes se preocupan más por sus mascotas, tu estrategia de marketing también debería. La pregunta es ¿cómo hacerlo?

Tal vez has escuchado la expresión “es un negocio pet friendly” y no estás seguro qué significa. Fácil, significa que ese negocio ha adoptado políticas empresariales que buscan establecer una sana y positiva relación con dueños de mascotas.

Hay varias formas en que podemos, como marcas, ser pet friendly. Empecemos por la más popular.

Espacios físicos

Esta es la forma que más auge ha ganado. Se refiere a espacios comerciales en los que las mascotas son bienvenidas. Los negocios que admiten a los clientes junto a sus mascotas adquieren un valor añadido. Es decir, es un elemento que contribuye a que el cliente final elija a tu negocio en lugar de otro.

Hoteles, restaurantes, supermercados y tiendas son algunos de los lugares que pueden aprovechar esta forma.

La industria turística ha sabido muy bien aprovechar la idea. Incluso existen ya guías y redes especializadas que facilitan información sobre negocios pet friendly para viajeros, como Travel Guau.

En cuanto a espacios, pet friendly no es solo para clientes. Compañías como Google tienen políticas pet friendly para sus empleados, lo que ayuda a mejorar el ambiente de trabajo y la productividad.

Activismo

Otra forma de ser un negocio pet friendly es apoyar activamente causas en favor de las mascotas. Por ejemplo, campañas de adopción, apoyar directamente a organizaciones o colocar bebederos para mascotas y animales sin hogar.

Un poco de activismo de marca puede impulsar positivamente su imagen. Esto es especialmente cierto con la generación millenial, quienes en su constante búsqueda de significado abrazan con mayor positivismo el activismo de marca.

Sin embargo, esta opción tiene sus riesgos. Podría alienar a consumidores que vean con cinismo el interés de tu marca por una causa o a aquellos que no están de acuerdo con el tema. Pero, seamos sinceros, no hay muchas personas que se vayan a enojar porque tu marca apoye una causa en favor de las mascotas.

Campañas

Otra forma de apostarle al concepto pet friendly es incluir a las mascotas en el marketing e imagen de tu marca. Esto se refiere a reflejar ese estilo de vida, el de los dueños de mascotas, y no está limitado a aquellas marcas que puedan relacionar su producto o servicio directamente con mascotas.

La idea es poner un espejo frente a los dueños de mascotas que les permita identificarse mejor con tu marca de forma orgánica. Además, apela a los sentimientos que las mascotas provocan en ellos.

Un ejemplo de esto es la campaña de Gucci para su línea de trajes de sastre que incluyó perros como parte de su imagen.

Ahora, si quieres ir un paso más allá, necesitas un influencer.

Influencers

Muchas marcas trabajan con ellos. Un influencer es aquella persona bien posicionada en redes sociales a quien una marca le paga para que promocione (de forma orgánica o no) su producto. Pero en este caso no estamos hablando de personas, sino de mascotas.

Sí, existen las mascotas influencers. Cuentas en redes sociales dedicadas a una mascota y que cuentan a sus seguidores por millones. ¿Quieres un ejemplo? Conoce a Nala la gata y a Jiff el perro.

Aunque este es un campo relativamente nuevo, un experto puede orientarte sobre cuál es el mejor camino para tu marca si quieres adentrarte en el campo del marketing pet friendly.